::: El secreto mejor guardado :::

 Una parte del éxito ya estaba asegurado, al aceptar una invitación, para comer en lugar, con la premisa de ser casi clandestino, que solo recibe unos pocos comensales por vez y cuya anfitriona, es una cocinera extranjera.

Efectivamente ubicado en el medio de un barrio que de noche posiblemente jamás transitaría, tocamos timbre y nos invitaron a subir.  Ya desde ese momento me pareció estar de viaje. Diferentes ambientes armados para la ocasión, y una cocina a la vista . Su anfitriona ya vestida de cocinera, o algo parecido, nos recibió y desde ahí uno empieza a hacerse todo tipo de preguntas sobre ésta encantadora mujer, con acento extranjero, lo cual para muchos, seguramente la haga aun más encantadora.

Lo ofrecido era en un menú de pasos, con vino mendocino incluido. El tinto queda en la mesa y el blanco dentro de la heladera y se lo pedís a la moza cuando necesitas un refill. No pidan bebidas colas, no las van a encontrar (gracias!)

 Se me hace difícil describir detalladamente de que estaba compuesto cada plato. Primero porque todo fue llegando sin haber leído un menú, cosa que me pareció buenísima, que al final de un largo día de trabajo, alguien pensara por mí. Segundo porque tiene un estilo de cocina al que no estamos para nada acostumbrados a consumir, con ingredientes poco habituales para estas latitudes. Sospecho que muchos de ellos, vinieron dentro de una valija, recopilados como tesoritos en diferentes partes del mundo.

El primer paso eran unas empanaditas fritas o mini won tons con un relleno delicioso y  una salsita oscura, que juro no tengo idea que era, pero me resultó deliciosa. Había un genial contraste picante – dulzón.

Al rato llegó la sopa de miso “casero” como lo describió su creadora, con un toque cítrico y nada de tofu o algas, pero igualmente rica.

Luego una brochette de atún con ananá y una ensaladita fresca y crujiente. Personalmente fue una gratísima sorpresa encontrarla tan picante. No recuerdo haber comido otro plato así en Montevideo y me fascino!

Finalmente llegó un cerdo salteado y camarones flambeados, acompañados de unos  fideitos espectacularmente finos y al dente, que completaron el viaje.

El postre tal vez fue lo menos “wow”, aunque lo comimos como tal. Era una especie de helado de banana batido, espolvoreado de hierbas y “confetti”, un toque bien divertido.

Entre paso y paso pudimos interrogar a nuestra anfitriona, cosa lógica, ya que uno no puede hacer más que preguntarse y preguntarle, como cuernos se le ocurrió terminar viviendo en Montevideo? (especialmente siendo oriunda de la isla de Reunión!) La respuesta fue simple: por amor.

Sinceramente esperamos que este amor tenga tantos condimentos y especias atractivas, como la cocina de Elsa, así nos pueda seguir agasajando. Eso si, habrá que descubrir dónde!

Cuisine Secret/

Menú de 5 pasos y vino $ 800 por persona

1 dólar = 18,2 pesos uruguayos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

yYvZrd

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>